Recuerdos que hoy se tienen muy presentes

Todavía recuerdo como si fuera ayer la primera vez que fui con mi padre a un desguace, la verdad que no fue una experiencia muy bonita por lo que no sé porque la tengo tan presente, debe ser por la utilización que les damos hoy en día que no se me olvida esa primera vez. Lo recuerdo perfectamente porque yo era muy escrupulosa, la verdad que eso de mancharme y mucho menos con grasa no era algo que me gustara mucho, pero recuerdo que mi padre iba a por una pieza que necesitaba y me dijo que si lo acompañaba, claro quién me iba a decir a mí que me iba a encontrar con un sitio así, una nave en la que había una gran cantidad de coches, apilados unos encima de otros, hechos polvo, y con ninguna posibilidad según mi criterio en ese momento de poder llevarte nada que no estuviera roto. Estuvimos allí un buen rato, mi padre llevaba su caja de herramientas esa de la que nunca se separaba y en la         que llevaba todo lo que necesitaba para trastear el coche, eso sí que le gustaba.

Empezó a desatornillar una pieza y yo la verdad que lo miraba ensimismada, no sabía muy bien que hacía y porque le dejaban tocar esos coches tan viejos y sucios. Si algo me caracterizaba es que nunca me quedaba con la duda, todo lo preguntaba, así que le pregunté a mi padre que hacíamos allí, que si ese coche era suyo a lo que me respondió que no que su dueño lo había llevado allí porque no funcionaba y permitía que gente a la que le hiciera falta algunas de sus piezas en buen estado las cogiera, pagándolas eso sí al señor de la puerta, ese señor desgarbado y también muy sucio que nunca me hizo mucha gracia. La verdad que con el paso de los años nunca se me ha llegado a olvidar ese día, y ahora a día de hoy en el que los desguaces están más presentes que nunca mucho menos, la verdad que yo he seguido los pasos de mi padre y como sé que a él el uso de los desguaces le iba bien no iba a ser tonta y lo iba a desaprovechar, solo que yo no me mancho las manos, prefiero hacerlo todo de una manera más actual, a través de internet, entro en la web tudesguace.com y busco el desguace que más me interesa y es así como consigo comprar piezas de segunda mano para mi vehículo.

Related articles