Todo trabajo es importante en un motor

No hay tareas chicas en el motor, cada función que cumplen sus piezas es parte importante del todo. Las bujías son uno de esos elementos que, a pesar de ser pequeña su labor, crear una chispa, constituye un paso fundamental. Enciende la mezcla que se encuentra en los cilindros y da potencia al vehículo, al estar en buena condición, el proceso se mantiene eficiente, pero al dañarse puede resultar bastante caro si no se presta atención oportuna, porque se fuerzan los sistemas.

Puede suponer algunos daños ocasionados al motor solo con observar las bujías, por muestras como el cambio de color o el estado de los depósitos de la zona en combustión, etc. Por eso, es importante que las bujías sean revisadas al menos una vez al año y se reemplacen siempre que se amerite. Puede asegurarse consultando el manual de usuario de su coche.

Síntomas de fallas comunes

Al notar alguna de estas señales es recomendable que revise el estado de sus bujías:

Aceleración pesada: los problemas de encendido suelen derivarse de la pérdida de potencia. Por eso es que la mayoría de los motores vienen equipados con sensores, que se encargan de avisarle al ordenador y al sistema de encendido cuando pasarle la electricidad a la bujía. Es posible que el daño sea a causa de un sensor averiado, podría también ser una bujía dañada.

Consumo del combustible: si funciona como se debe, lo usual es que colabore para que el combustible se queme correctamente con el ciclo de combustión y que se mantenga nivelado. Si no está funcionando normalmente también cabe la posibilidad de que solo sea que los electrodos de la bujía estén separados de forma incorrecta.

Puede que las bujías se lleven la peor parte en el trabajo del encendido, puesto que se ven afectados por cosas como que se obstruya algún inyector o que fallen los sensores de oxígeno. Las cosas se complican más si se trata de un todoterreno, que suele recibir impactos muy fuertes y a saltar demasiado, o que se sumerja en el agua, se pueden desencadenar varios problemas.

En los desguaces resulta mucho más sencillo ubicar repuestos, dado que cuentan con catálogos enormes en donde es casi imposible no encontrar lo que busca. Si bien es cierto que las bujías no son reemplazables por otras usadas, otras piezas que hayan resultado perjudicadas, sí lo son. En Internet puede hallar una gran variedad de sitios que le ofrecen múltiples servicios con los que puede solucionar las averías de su coche y proteger su presupuesto.

Visite www.piezasdesegundamano.es en la que fácilmente podrá pedir la o las piezas requeridas y en poco tiempo tendrá respuesta de su solicitud.

Related articles